Huracan Maria

El 20 de Septiembre de 2017 es una fecha que quedará marcada en el corazón de cada puertorriqueño. Recuerdo que la semana pasada de ese mismo año habíamos pasado por el huracán Irma que gracias a Dios no hizo mucho daño. Creo que eso fue lo que hizo que mi familia y yo estuvieramos confiados de que no pasaría, porque antes nos anunciaban huracanes y siempre se desviaba. Me di cuenta que el huracán era serio porque en las noticias decían que era categoría 5 y jamas en Puerto Rico habíamos pasado un huracán con esa gran magnitud. El día que venía el huracán, todos mis vecinos estaban montando tormenteras y rogándole a Dios que cuando se levantarán al día siguiente su techo o las cosas de la casa estuvieran ahí. A las 11 de la noche recuerdo que la luz en mi casa se fue e inclusive hasta el agua. Recuerdo que no podía Dormir absolutamente nada por los ruidos que hacían las ventanas y el viento.  Cuando logró coger el sueño recuerdo que me levante porque sentía algo mojado y evidemente era algo mojado y era el agua que se metió por una de las ventanas porque la tormentera no tenía por donde ventilar el aire que hizo que la ventana explotara y metiera todo el agua por esa ventana. Estuvimos todo el paso del huracán sacando agua.

El haber sacado el agua no fue lo más fuerte, fuerte era lo que esperaba luego del paso del huracán. Recuerdo que cuando se fue el huracán rapido todos los vecinos decidimos salir para ver si todos estaban bien y ver que no hayan perdido algo en su hogar. Para mi lo mas fuerte de todo esto era ver que no teníamos manera de comunicarnos con nuestros seres queridos tratando de mantener la cordura y pensar que estaban bien. Recuerdo haber llorado cuando salimos con la poco gasolina que nos quedaba a ver cómo estaban mis abuelas. Tuve que llorar cuando veía las filas eternas y hasta sentí rabia cuando una noche nos robaron la planta, se que todo el mundo tenía necesidad pero no podía creer que alguien pudiera hacer algo así. Pero no todo fue negativo, gracias a esto los vecinos nos unimos más y velabamos que cada uno no se fuera a dormir con el estómago vacío. Lo más que me sorprendió de todo es que aprendí  a vivir sin mi celular, al no tener señal puede aceptar que no todo tiene que se el celular. Gracias a esto aprendí a sembrar de las mismas frutas que comíamos les sacaba la semilla y las sembraba etc. Tal vez pasamos el peor momento de nuestras vidas pero pienso que esto nos unió como pueblo y que a pesar de ese huracán con esa magnitud podemos decir que Puerto Rico se levanta.

Taco maker.PNG

IMG-0700.PNG

 

IMG-0703.PNG

 

IMG-0701.PNG

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: